• Reza y ayuda a las Vocaciones


    7 de mayo- Jornada Vocaciones Nativas y Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones
  • Compromiso con las vocaciones


    Presentación Jornada de Vocaciones Nativas y Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones
  • Mensaje del Papa


    "Empujados por el Espíritu para la Misión"
  • ¿Qué es Vocaciones Nativas?


    Una jornada de oración y ayuda a las vocaciones en los Territorios de Misión
  • ¿A quién ayuda Vocaciones Nativas?


    A 75.000 seminaristas y 6.500 novicios/as y 2000 formadores en los territorios de misión
  • ¿Cómo colaborar?


    Con un donativo o con una beca misionera para las Vocaciones de los Territorios de Misión
  • Oración Vocacional


    Recursos de oración para la oración diaria en los colegios

23 de mayo de 2017

Asamblea Obras Misionales Pontificias España

"Infancia Misionera: Propuestas para la formación misionera de los niños" será el tema de la próxima Asamblea de Obras Misionales Pontificias España que se celebrará del 5 al 7 de junio de 2017.



La Comisión Episcopal de Misiones y Cooperación entre las Iglesias y la Dirección nacional de las Obras Misionales Pontificias organizan conjuntamente las Jornadas Nacionales de Delegados Diocesanos de Misiones y Asamblea Nacional de Directores Diocesanos de las OMP.

En la edición de este año se centrarán sobre la Obra Pontificia de la Infancia Misionera, porque actualmente es frecuente observar que en los ámbitos de la educación cristiana de niños y adolescentes la dimensión misionera está siendo considerada como una actividad con ocasión de una Jornada misionera o como un recurso pedagógico para suscitar en los niños la admiración y la cooperación con los misioneros y misioneras. Esta percepción desvela que la dimensión evangelizadora y misionera de la iniciación cristiana puede ser concebida como una simple actividad. 

Ante este peligro se considera necesario reflexionar sobre el carisma fundacional de Infancia Misionera para redescubrir que esta iniciativa pastoral:  considera a los niños no tanto como destinatarios sino como protagonistas de la actividad misionera; fomenta el desarrollo del carácter universal de la fe; promueve la cooperación entre todos los niños del mundo; canaliza la necesidad de compartir lo que se ha recibido para vivir la experiencia de la gratuidad; y favorece la “salida” de los ámbitos del propio entorno para conocer y amar al otro, distinto por la raza, lengua, cultura o religión.  

La Obra Pontificia de la Infancia Misionera tiene un carácter educativo que se centra en la formación infantil y pone las bases para el nacimiento de comunidades cristianas capaces de favorecer: la llamada misionera a la vida consagrada o al sacerdocio; la asunción de responsabilidades misioneras en el laicado; la práctica de la limosna evangélica donde los cristianos comparan entre ellos los dones recibidos; y la presencia de discípulos misioneros que transmiten con su testimonio la fe recibida.

Estas jornadas pretenden ser además de una actividad de formación misionera para los principales responsables diocesanos de misiones, un tiempo de convivencia fraterna entre los responsables de la animación, formación y cooperación misioneras en las diócesis, junto con aquellas personas que colaboran con la actividad misionera de la Iglesia.

Destinatarios:
Delegados Diocesanos de Misiones y Directores Diocesanos de las OMP.
Consejo Nacional de Misiones. 
Coordinadores del SCAM.

Finalidad:
Conocer y analizar la situación actual de la infancia y adolescencia en España y de los ámbitos de transmisión de la fe (familia, escuela, comunidad cristiana) en los aspectos relacionados con la actividad misionera de la Iglesia.

Reflexionar sobre la necesidad de desarrollar coherentemente la dimensión misionera en los procesos de formación cristiana de niños y adolescentes.

Profundizar en la aportación que hoy puede ofrecer la Obra Pontificia Infancia Misionera en la formación evangelizadora y misionera de niños y adolescentes. 

Intercambiar experiencias sobre la animación, formación y cooperación misioneras de niños y adolescentes, y sobre las ayudas que ofrece Infancia Misionera a sus educadores.

Celebrar la Asamblea anual de las Obras Misionales Pontificias con la presentación de su Memoria pastoral y económica 2016.


Preparar la 91 Jornada Mundial de las Misiones, DOMUND 2017.

Contenidos:
Acercamiento a la situación actual para conocer cómo estos niños y adolescentes (8 a 14 años) están caminando en su formación cristiana, qué lugar está ocupando la dimensión misionera en estos procesos y qué estrategias educativas siguen sus educadores (padres, maestros, catequistas).

Reflexión sobre la actualidad del carisma fundacional de la Obras Pontificia Infancia Misionera y su aportación a la educación cristiana de niños y adolescentes.

Intercambio de experiencias pastorales de animación y formación misionera, y presentación de testimonios misioneros para fortalecer la actividad misionera con la infancia.

Propuesta de acciones concretas para dinamizar la formación misionera de los niños y adolescentes a través de los servicios diocesanos de misiones.

Presentación de la Jornada mundial de las Misiones (DOMUND 2017) y del Mensaje del Papa Francisco para esta Jornada.



Programa e inscripciones:
            La inscripciones para voluntarios a través de la web de la Conferencia Episcopal:


Descargar Programa

17 de mayo de 2017

Intención de Oración del Papa para Mayo

     
Por los cristianos de África, testimonio de reconciliación, justicia y paz


El Papa Francisco en su intención de oración para el mes de mayo pide a todos que se unan en oración "Por los cristianos de África, para que den un testimonio profético de reconciliación, de justicia y paz, imitando a Jesús Misericordioso".

OMPress en una noticia sobre la intención de oración del Papa recuerda que "Al inicio del Año de la Misericordia, el Papa Francisco pidió a los jóvenes reunidos en Bangui, República Centroafricana, que trabajaran por la paz: “La paz no es un documento que se firma y se queda ahí. La paz se hace todos los días. La paz es trabajo artesanal que se hace con las manos, que se hace con la propia vida. Alguno podría decirme: «Padre, dígame, ¿cómo puedo ser yo artesano de la paz?». En primer lugar, no odiar nunca. Y, si uno te hace algún mal, tratar de perdonar. Nada de odio. Mucho perdón. Digámoslo juntos: «Nada de odio. Mucho perdón» [todos lo repiten]. Y, si no tienes odio en tu corazón, si perdonas, serás un vencedor. Pues serás vencedor de la batalla más difícil de la vida, vencedor en el amor. Y por el amor viene la paz. Ustedes, ¿quieren ser ganadores o perdedores en la vida? ¿Qué es lo que quieren? Y se vence solamente por el camino del amor, la senda del amor. Y, ¿se puede amar al enemigo? Sí. ¿Se puede perdonar a quién te ha hecho mal? Sí. Así, con el amor y el perdón, ustedes serán ganadores. Con amor serán ganadores en la vida y darán siempre vida. El amor jamás les hará perdedores”.

El Papa Francisco en el vídeo en que invita a rezar por la intención de oración de cada mes recuerda que: "África es un continente lleno de vida, con un gran patrimonio cultural y religioso. No podemos abandonarlo. Unámonos a la voz de estos pueblos. Cuando miramos a África vemos mucho más que sus grandes riquezas naturales. Vemos su alegría de vivir y, sobre todo, un motivo de esperanza en su rico patrimonio intelectual, cultural y religioso. Pero no podemos dejar de ver las guerras fratricidas, que causan tantas víctimas inocentes entre las poblaciones y destruyen esas riquezas naturales y culturales. Unámonos a nuestros hermanos de ese gran continente y pidamos juntos por los cristianos de África, para que den un testimonio profético de reconciliación, de justicia y paz, imitando a Jesús Misericordioso”. (Red Mundial de Oración del Papa (Apostolado de la Oración http://www.elvideodelpapa.org)



15 de mayo de 2017

Recemos por todos los Misioneros el Rosario Misionero




"Entre las formas de participación [de los cristianos en la misión universal], el primer lugar corresponde a la cooperación espiritual: oración, sacrificios, testimonio de vida cristiana. La oración debe acompañar el camino de los misioneros para que el anuncio de la Palabra resulte eficaz por medio de la gracia divina". (Redemptoris missio, 78).
                                                                                         






El Santo Rosario

El santo Rosario es una devoción mariana de las más antiguas y conocidas entre el pueblo cristiano. Una tradición muy remota atribuye a santo Domingo de Guzmán, fundador de los Dominicos, la composición de este rezo. Pero fue el Papa san Pío V quien, con una Bula publicada en el año 1569, le dio la forma que se utilizó durante cinco siglos, con 15 misterios de gozo, dolor y gloria. El Papa Juan Pablo II, en Carta apostólica «Rosarium Virginis Mariae» agregó al rosario tradicional 5 nuevos misterios llamados "misterios de luz".

El Rosario Misionero

Su Santidad el Papa Juan XXIII rezaba el Rosario Misionero todos los días por el mundo entero, dedicando una decena a cada continente: "Como Papa debo orar por la humanidad entera y lo hago al rezar el Santo Rosario Misionero: la primera decena por África, la segunda por América, la tercera por Europa, la cuarta por Oceanía y la quinta por Asia".

A mediados del siglo XX el obispo norteamericano, Monseñor Fulton Sheen, ideó este “Rosario Misionero” con el fin de ofrecer un material práctico para orar por las misiones y los misioneros. Convirtiéndose en un medio concreto para cumplir con el deber de la cooperación misionera espiritual que nos pide la Encíclica Redemptoris missio.

Indicaciones para rezar el Rosario Misionero

El Rosario Misionero es una forma de oración que toma como base al Rosario tradicional, en la cual, por intercesión de María, se pide al Padre por las intenciones y necesidades de todo el mundo.

Es una oración mariana universal y misionera, que consiste en rezar los cinco misterios de cada día teniendo presentes los cinco continentes, pensando en la situación concreta de cada continente desde el punto de vista de la evangelización y de la presencia cristiana. Orando por los misioneros y misioneras, agentes pastorales, y por todos los que aún no conocen la Buena Nueva de la salvación, para que se abran a la luz del Evangelio.

Los colores del Rosario
Las cinco decenas son de colores diferentes, representan a cada uno de los cinco continentes desde el punto de vista misional, y recuerdan al que reza, la intención misional de cada decena. "El Rosario Misionero: la decena blanca es por la vieja Europa, para que sea capaz de recuperar la fuerza evangelizadora que ha engendrado tantas Iglesias; la decena amarilla es por Asia, que rebosa de vida y de juventud; la decena verde es por África, probada por el sufrimiento, pero disponible al anuncio; la decena roja es por América, promesa de nuevas fuerzas misioneras; la decena azul es por el continente de Oceanía, que espera una difusión más profunda del Evangelio"(Carta de Juan Pablo II a la Infancia Misionera). 
Descargar guión litúrgico para el rezo del Rosario Misionero

Primer misterio rezamos por la Iglesia de África

En este primer misterio, vamos a recordar al continente Africano con sus más de 500 millones de habitantes, a fin de que su profundo sentimiento religioso le facilite asumir la plenitud de la revelación de Cristo. 
[+ información África en el Portal Misioneros de habla Hispana]

Segundo misterio rezamos por la Iglesia de América

Recordamos especialmente en este segundo misterio a nuestro continente Americano, el "continente de la esperanza", donde se registra el más alto porcentaje de católicos, pero que sufre por la escasez de sacerdotes y poco compromiso de los laicos.

[+ información América en el Portal Misioneros de habla Hispana]

Tercer misterio rezamos por la Iglesia de Europa

Ofrecemos este tercer misterio por Europa, para que retorne a las fuentes de su fe que se ha enfriado con el correr de los siglos. Que asuma su compromiso misionero y sea de nuevo motor impulso del dinamismo misionero.
[+ información Europa en el Portal Misioneros de habla Hispana]

Cuarto misterio rezamos por la Iglesia de Oceanía

Ofrecemos este cuarto misterio por el lejano y pequeño universo de islas que se llama Oceanía, a fin de que sus numerosas razas puedan ser iluminadas y guiadas a la luz del evangelio. 
[+ información Oceanía en el Portal Misioneros de habla Hispana]

Quinto misterio rezamos por la Iglesia de Asia

Recemos este quinto misterio por Asia, para que la virgen María vuelva sus ojos al continente más poblado del mundo, donde los católicos constituyen tan solo el 2% de la población y la Iglesia es perseguida y combatida. 
[+ información Asia en el Portal Misioneros de habla Hispana]

5 de mayo de 2017

Domingo 7 de Mayo, Jornada de Vocaciones Nativas

7 MAYO, VOCACIONES NATIVAS





7 de Mayo, una Jornada dedicada a las Vocaciones

Presentación de la Jornada de Vocaciones Nativas y Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones que se celebran conjuntamente el 7 de mayo de 2017


El cuarto domingo de Pascua es el día dedicado a la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones. Desde hace 54 años, en este domingo “del Buen Pastor” la Iglesia pide con confianza filial al Dueño de la mies que envíe nuevos obreros para anunciar el Evangelio y ser instrumentos de salvación, y le da gracias por las vocaciones que suscita entre los jóvenes. En España, a esta convocatoria se suma la Jornada misionera de Vocaciones Nativas, de la Obra Pontificia de San Pedro Apóstol, que añade a aquella petición el compromiso por las vocaciones en los países de misión. 



Para la preparación de esta gran Jornada vocacional, trabajan conjuntamente tres organismos eclesiales: la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades, encargada de ayudar a las diócesis en la pastoral vocacional; el Área de Pastoral Juvenil Vocacional de CONFER, que colabora con las instituciones religiosas en su empeño por suscitar y acompañar las vocaciones a la vida consagrada; y las Obras Misionales Pontificias, que se ocupan de cooperar con las Iglesias locales de los territorios de misión en el sostenimiento de sus vocaciones a la vida sacerdotal y religiosa.


Al servicio de la Iglesia universal

Lo que da unidad y consistencia a la celebración conjunta de estas dos Jornadas es el carácter universal de cualquier vocación. Una llamada al servicio de la Iglesia no puede circunscribirse a unos límites geográficos e institucionales: cualquier vocación es, por esencia, una invitación a servir a la Iglesia donde ella necesita ser servida. Y es que, en el origen de una vocación, está la acción del Espíritu Santo; no se trata de una iniciativa particular. “Empujados por el Espíritu...”, comienza titulando Francisco su Mensaje para esta ocasión. Es el Espíritu de Dios quien llama y envía personas al servicio del Evangelio en el mundo. Que esta llamada no es un añadido a la fe y a la vida del cristiano, sino que está en su misma entraña, lo ratifica el hecho de que en todas partes están aflorando llamadas de muchos jóvenes a la vida consagrada y al sacerdocio.
Ahora bien: cada llamada vocacional que suscita el Espíritu solo puede ser identificada si hay una correspondencia en la disponibilidad de la persona para contestar: “¡Aquí estoy, envíame!”. Respuesta generosa y de entrega, que también ha de resonar en las instituciones eclesiales que asumen la responsabilidad de enviar estas vocaciones a otros lugares distintos de sus propias demarcaciones. La disposición generosa de los llamados no puede quedar truncada ni empequeñecida por el planteamiento egoísta de atender únicamente los propios ámbitos. Es tiempo para la audacia y el coraje que abren las puertas y empujan a quienes han dicho “sí” a que “vayan, sin miedo, para servir”, como alentaba el Papa en la JMJ de Río.


Ponerse en camino

El Espíritu, a través de Francisco, está invitando a quienes han recibido la vocación y a dichas instituciones eclesiales a ponerse en camino y salir al encuentro de los otros que están en las periferias geográficas y existenciales. Su llamada ha sido para ser enviados a anunciar que Jesús ha resucitado, más allá de las propias fronteras. Él, el Resucitado, camina a su lado y les da la fuerza y la alegría necesarias, dice con claridad el Santo Padre en su Mensaje. Cada vocación a la vida consagrada o al sacerdocio ha vivido la experiencia de un encuentro personal, que va calando en su corazón y que ha configurado su identidad. Es la vitalidad de la semilla que paulatinamente va desarrollándose en el interior de cada persona.
Vemos todo esto con claridad en la vocación de los misioneros, que no se guardan para sí ni para su entorno la Palabra y la salvación que han recibido. Gracias a su labor y generosidad, muchos seminarios y noviciados de los territorios de misión están hoy llenos de jóvenes que, una vez barruntado el amor, han abierto su alma a la llamada. Ayudar a estas vocaciones es una de las finalidades de la Jornada de Vocaciones Nativas.

El compromiso vocacional que anima esta doble Jornada es tarea común de toda la Iglesia: afecta a los pastores y responsables eclesiales; también, a las comunidades cristianas; pero, sobre todo, este compromiso vocacional está en cada cristiano. A cada uno de nosotros se nos pide oración, cercanía e incluso cooperación económica para ayudar en la formación de aquellos que son llamados al sacerdocio o a una especial consagración. El Pueblo de Dios ha de tener conciencia clara de que la Iglesia necesita de hombres y mujeres que entregan con radicalidad su vida al servicio de la misión.Y cuando una vocación aparece, la respuesta ha de ser de gratitud al Señor y compromiso para que aquella no se pierda por falta de recursos humanos, espirituales o materiales.

Anastasio Gil (OMP)
Maricarmen Álvarez (CONFER)
Sergio Requena (CEE)