• ADVIENTO MISIONERO


    Recursos para vivir el Adviento en clave misionera
  • SEMBRADORES DE ESTRELLAS


    Sé misionero y anuncia que Jesús nace para todos
  • SUSCRÍBETE A GESTO


    ¡Hagamos de los niños de hoy personas que quieran amar!
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de niños
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de jóvenes
  • SUPERGESTO


    Revista misionera para los jóvenes

13 de diciembre de 2017

Ganadoras del Concurso de Cómic

Nuestro Concurso de Cómic que iniciamos en Octubre, ha finalizado y ya tenemos las dos ganadoras de la Diócesis.

Después de un minucioso estudio por parte del miembro de nuestro jurado, el padre Patxi Bronchalo, experto entre otras cosas, en cómics y que muy amablemente nos ha hecho el honor de ser el mentor de este Concurso.
Él, ha escogido los que ya son los ganadores de Cómic de la Diócesis de Getafe.

Hemos recibido un gran número de dibujos y agradecemos a todos los que han participado enviándonos lo que para cada niño le ha inspirado el lema "Atrévete a ser Misionero".

En especial, tenemos que tener un reconocimiento por el Colegio Apóstol Santiago de Aranjuez, porque han participado los alumnos de tres aulas. Ha sido para nosotros, una gran avalancha de viñetas que con toda la imaginación que los niños poseen, son capaces de sorprendernos gratamente y al máximo. ¡Enhorabuena!

Las ganadoras han sido, precisamente de este Colegio. Sus nombres son:

LUCÍA YUN GARCÍA FERNÁNDEZ de 9 años de edad y MARÍA MORENO GARCÍA  de 9 años, también.

Las dos residen en Aranjuez y sus cómics han sido escogidos por el P. Patxi por plasmar en uno la labor misionera del Padre Bruno enseñando el Amor de Dios y en el otro, diversas acciones siguiendo los pasos de Jesús y enseñando lo que es ser un misionero en el día a día de las personas.

Dos cómics fantásticos que esperamos queden en una buena posición en la FASE NACIONAL. Sabremos el dictamen antes del día 8 de Enero.

Los premios, ya sabéis, son un iPAD para el 1er Premio, un eBOOK para el segundo y tercero y para las finalistas de la FASE DIOCESANA, tendrán un premio de la Delegación y un diploma de la Secretaría General de la Obra Pontificia de Infancia Misionera y una suscripción gratuita a la revista GESTO durante el Año 2018.

Expresamos nuestra gratitud al P. Bronchalo por haber contribuido en el dictamen de nuestro CONCURSO, a los Colegios, Parroquias y sobre todo a los niños y niñas que nos han enviado sus dibujos.

GRACIAS A TODOS.

                                                                                                   




                                                                                       DELEGACIÓN DE MISIONES DE GETAFE

12 de diciembre de 2017

Sembradores de Estrellas


OBJETIVOS de Sembradores de Estrellas

- Celebrar la Navidad como un momento especial para ser estrella, para saludar, para repartir sonrisas y para iluminar las vidas de los demás con una Buena Noticia: ha nacido Jesús.

- Felicitar la Navidad a la gente en nombre de los misioneros que son esperanza para las personas con quienes conviven.  

- Sembrar estrellas con alegría y desear a la gente, como medio de evangelización dentro de la misión como discípulos que tenemos encomendada. 


ESQUEMA de la JORNADA

* 9:45 Acogida
            * 10:00 Celebración de envío
            * 10:30 Suelta de Globos
* 10:45 Siembra de estrellas por las calles y plazas de Getafe


ESQUEMA de la CELEBRACIÓN

m  Acogida: Ensayo de canciones
m  Canto de entrada
m  Saludo del sacerdote
m  Monición de Entrada
m  Lectura del Evangelio
m  Representación-reflexión
m  Palabras del celebrante
m  Peticiones
m  Ofertorio y bendición de las estrellas
m  Envío y bendición

m  Avisos y canto de salida

29 de noviembre de 2017

La revista Gesto se renueva



Gesto, la revista de siempre para los niños de hoy

Obras Misionales Pontificias (OMP) relanza su revista infantil, buque insignia de Infancia Misionera. Con nueva directora al frente, Gesto pretende llegar a los más pequeños -40 años después de su creación- en plena era digital. El objetivo es informar y entretener a los niños, y ayudarles a salir de su pequeño mundo para abrirles una ventana a otra forma de estar en él: la vida misionera. Con el mismo espíritu de siempre, la revista ha cambiado su diseño y ha incluido nuevas secciones.


Muchos de los niños que en los ochenta y noventa leyeron la revista Gesto hoy son misioneros: Victoria Braquehais (RD Congo), Ester Palma (Corea del sur), Antonio Fernandez (Zambia), etc. Todos ellos recuerdan la ilusión de recibir aquella revista y cómo leyendo sus páginas cargadas de historias misioneras se despertó en ellos el deseo de amar a los demás, que más adelante se concretaría en una entrega de su vida a la Misión.


Conscientes de la importancia de los “pequeños misioneros”–como les llamaba San Juan Pablo II-, las OMP editan desde hace 40 años la revista Gesto. Una publicación que nació en 1977 de la mano del obispo D. José María Larrauri–entonces director de las OMP- quien reunió a un grupo de profesionales de la literatura y la comunicación para crear una revista que llevara el espíritu misionero a todos los niños de España. Así, de la mano de Montserrat Sarto y posteriormente de Montserrat Vilaseca, la revista se convirtió en toda una explosión evangelizadora para los niños de entonces, y llegó a tirar hasta 400.000 ejemplares en su primer año de vida.



La revista ha acompañado a muchas generaciones, y afronta ahora el gran reto de llegar a los niños de hoy, que son y sienten como los de ayer, pero se enfrentan a unas circunstancias familiares, sociales y culturales muy diferentes. “No es una tarea fácil”, explica Miryam García, directora de la revista. “Tenemos que hacer que nuestro mensaje llegue a niños de 6 a 12 años, que hoy viven rodeados de estímulos visuales y sensoriales, gracias -en gran medida- a los dispositivos digitales. Pero si somos capaces de hablarles en sus mismos códigos y de mostrarles la Belleza estaremos más cerca de asombrarles y de seguir respondiendo a su curiosidad innata”, afirma.



Para ello, la revista renueva su formato y propone nuevas secciones: Los misionerísimos –que muestra los grandes misioneros de la historia-, Menuda historia –un cómic sobre anécdotas de las misiones-, La tribu –una pandilla infantil con la que los niños aprenden a ser misioneros en la vida cotidiana, a través de juegos, test, recomendaciones de libros, música y vídeos…-. “El sentimiento de pertenencia es muy atractivo para la infancia”, explica García. “Por eso hemos creado esta tribu de los pequeños misioneros, que no es un club cerrado sino una tribu que acoge a todo aquel que quiera vivir en ella, aprender y disfrutar de sus costumbres”.



OMP hace una apuesta decidida por el papel, para fomentar la lectura y para poder estar en las manos de cada niño. Sin embargo, ya está preparando contenidos digitales que amplíen los reportajes de la revista y así complementen la edición impresa. “De las misiones nos llegan cada día más vídeos, con los que se puede mostrar a los niños de una forma muy directa cómo se vive en otros sitios del mundo”, explica la directora. “En esta era digital, no podemos renunciar a hablarles también en este lenguaje porque es el que más utilizan”.



OMP ha editado una tirada especial para llegar a todos los colegios y parroquias de España, a través de las delegaciones diocesanas de misiones. “Queremos llegar de nuevo a todos los niños, y para eso necesitamos que los padres, profesores y catequistas nos conozcan”, concluye Myriam. La revista pretende ser una herramienta de la Obra Pontificia de la Infancia Misionera -cuya Jornada se celebra en España el 28 de enero- para iniciar a los niños en el espíritu misionero.


Para ver la web de la revista: https://www.omp.es/revista-gesto/

Para tener más información, vea el dosier informativo:

28 de noviembre de 2017

Viaje del Papa a Myanmar y Bangladesh



“La Iglesia católica en Myanmar es testimonio de paz, unión y encuentro en el país” misionero español ante la visita del Papa.

El Papa Francisco visita Myanmar y Bangladés, en el que es su cuarto viaje apostólico al continente asiático. Dos países con realidades muy diferentes, donde hay misioneros españoles entregando la vida. Obras Misionales Pontificias (OMP) entrevista a uno de ellos, que no puede revelar su identidad para no poner en peligro su misión en Myanmar. Desde allí, este misionero explica cuál es el papel de la Iglesia católica en el país.

El Papa visita un país mayoritariamente budista. ¿En Myanmar hay espacio para otras religiones?

Sí, oficialmente sí hay espacio para otras religiones. Como dices, la mayoría es budista (87,9%), pero también hay cristianos (6,2%) –en general de etnias minoritarias del país-, musulmanes (4,3%), hindúes (0,5%) y animistas (0,8%). El 0,2% profesa otra religión diferente a las contempladas, y solo un 0,1% declara que no tiene religión. En Myanmar hay libertad de culto: si vas por el centro de Yangón, se ven celebraciones de diferentes religiones. En cuanto a la Iglesia católica, oficialmente hay 16 diócesis, y somos casi 700.000 católicos.

Otra cosa es las oportunidades que se tienen dentro de la sociedad cuando tú eres de una religión o de otra. Si eres budista, tienes más oportunidades de acceder a un cargo público, o puedes conseguir cargos mejores. O, por ejemplo, existe una ley por la que las mujeres budistas tienen que pedir permiso a su familia, a los monjes budistas y al gobierno para casarse con un hombre de otra religión. Pero dentro de la oficialidad, se puede decir que sí. De hecho, las religiosas nativas van sin problema con hábito por la calle.

Tú eres misionero en Myanmar desde hace 7 años. Si la Iglesia tiene libertad, ¿por qué no puedes presentarte como tal? ¿Es por ser extranjero?

No, no hay problema con los extranjeros; aunque no están acostumbrados, poco a poco hay mayor presencia extranjera en el país. De hecho, en el aeropuerto hay anuncios dirigidos expresamente a los que venimos de fuera, en los que se anuncia qué cosas podemos hacer y qué cosas no, para que tengamos un poco de cuidado. La gente de la calle es muy acogedora con nosotros. Ellos, por ser budistas, tienen la misericordia muy presente. Son muy acogedores, y dispuestos a ayudar.

¿Entonces? ¿Por qué no puedes decir que eres misionero?

Lo que no se permite es la presencia de misioneros extranjeros. Tienen miedo a que se haga proselitismo. De hecho, los hermanos nativos, aunque son reconocidos como tal, oficialmente no pueden evangelizar. Aquí casi no hay conversiones, el crecimiento del cristianismo se da sobre todo por la natalidad.

Nosotros aquí no estamos censados como religiosos, tenemos un visado de negocios. Sí existe un visado religioso, pero solo para aquellas personas que vienen a tener una experiencia en un templo budista. Sin embargo, esta situación ha mejorado. ¡Antes de diciembre de 2016 teníamos que salir del país cada 70 días! Actualmente dan permisos para estancias más largas.

Nosotros no le decimos a nadie que somos misioneros. Cuando la gente te saluda y te pregunta, nosotros decimos que somos profesores, traductores… Por eso no puedo identificarme en esta entrevista.

¿En qué consiste vuestra misión?

Mi congregación no es misionera por carisma, pero estamos en todo el mundo. Nuestra misión es consolar, allí donde sea necesario. Educación, trabajo social, sanidad… Hacemos presente a Cristo consolador.

Nosotros llevamos 7 años. El tercer día de nuestra estancia fuimos a visitar al obispo, hoy cardenal. Él nos llevó a un barrio pobre, con mayoría de musulmanes e hindúes de raza india. El párroco de la parroquia nos acogió. Empezamos a visitar las familias pobres, a la gente mayor que vive sola… Rezábamos con ellos y les llevábamos la comunión. Además, tuvimos durante un año una casa para acoger a jóvenes que venían a estudiar a la capital gracias a las becas de los jesuitas.

Cuando empezaron a llegar jóvenes que querían seguir nuestro carisma, nos tuvimos que encargar de su formación. Es muy importante que cuando se abre una casa nueva, y surgen vocaciones nativas, se les forme bien, para que sean ellas las que puedan trabajar con más libertad de movimiento y conocimiento de su propia sociedad.

¿Qué hacéis en la actualidad?

Hace cuatro años cambiamos de casa, y el año pasado empezamos a dar clases de inglés a los niños del barrio. Todos son budistas. Los niños, al ver las postulantes por la calle les pidieron que les enseñaran. Así que hemos hecho reformas en la casa, para poder ofrecer una habitación que sirva como clase, donde vienen los niños a aprender inglés, y a jugar. Queremos hacerlo más oficial. Son familias normales, con pocos recursos. Queremos ofrecerles la posibilidad de que sus hijos aprendan inglés y coreano –todos sueñan con ir a Corea del Sur-.

Por otro lado, tenemos contactos con empresas textiles. Un fiel de la parroquia nos dona ropa para los niños. Entonces, nosotros vamos a las zonas más frías hacia el norte para donarla a los más pobres. También donamos ropa en nuestro barrio, para darnos a conocer.

¿Qué aporta la Iglesia católica a la sociedad de Myanmar?

Nosotros siempre hemos tenido la conciencia de la necesidad de ser testimonio de paz, unión y encuentro. Por ejemplo, en la ciudad de Mandalay, cuna del budismo, un misionero tiene un grupo de ecumenismo, que une a musulmanes, budistas, protestantes, católicos… Además, él mismo subvenciona un monasterio budista, que acoge a 800 niños, para darles de comer y proporcionarles transporte.

De hecho, la Iglesia ha declarado este año como el año de la Paz. El cardenal Charles Bo ha escrito una carta a toda la Iglesia y a la sociedad convocando este año –poco a poco va teniendo más libertad para hablar en público-. Además, la Iglesia católica ha participado en los encuentros interreligiosos de oración por la paz. A lo largo del año ha habido 4 actos en la calle que ha englobado a cientos de personas de todas las creencias para rezar por la paz en el país. En el último, nosotros nos sentamos en una de las miles de sillas que pusieron en la calle, y teníamos al lado a unos budistas.

Además de ser signo de paz y unidad, ¿la Iglesia puede ejercer la caridad?

Sí, se hace mucho trabajo social. Aquí casi todos los religiosos tienen una “boarding house” (casa de acogida). No son orfanatos propiamente dichos, porque los niños tienen padres. Viven con los religiosos, y van una vez al año a ver a sus padres. Casi todas las parroquias tienen también estas iniciativas. Los sacerdotes tienen niños a su cargo, para que puedan ir a la escuela. Pero esto no es algo exclusivo de la Iglesia católica. Lo mismo sucede con los monasterios budistas.

En el campo de la educación propiamente dicha, en 1962 el gobierno expropió a la Iglesia de todas sus escuelas y centros, y dejó de existir una educación que no fuera la estatal. Pero ahora, parece ser que acaba de dar vía libre a la posibilidad de fundar parvularios. Sé que algunas congregaciones se están preparando para abrir parvularios oficiales en diferentes zonas del país.

También se trabaja mucho en el campo del sida. Hay una organización de la Iglesia –la Myanmar Catholic HIV/Aids Network (MCHAN) -, que hace campañas de formación, sin mirar la religión. Además, a nivel de Cáritas, la Iglesia está en todas las diócesis, y se mueve muy bien, también en las zonas donde hay desplazados.

¿Y podéis llevar a cabo alguna tarea de evangelización?

En 2011 tuvimos un encuentro sobre Nueva Evangelización. Acudimos religiosos, sacerdotes… Se decía y se apuntaba que la Iglesia en Myanmar ha sido pasiva en la evangelización, porque oficialmente ha sido imposible. Esto ha frenado la creatividad. Se necesita salir más, a las zonas rurales, donde quizá es un poco más fácil entrar.

¿Hay más misioneros en Myanmar?

Reconocidos como tal no, pero sí los hay -tan solo españoles somos cinco-. Desde 2010, nos reunimos en el grupo misionero ORLA (Overseas Religious and Lay Associates). Esta iniciativa surgió de una de las congregaciones, que organizó unas jornadas de formación para sus propios misioneros extranjeros, y decidieron invitar a los demás. La experiencia fue tan buena que desde entonces, nos encontramos para compartir dificultades, experiencias y animarnos mutuamente a través de la reflexión y formación sobre todo en inculturación. Solemos ser unas nueve congregaciones diferentes, pero hay más.

De cara a la visita del Papa. ¿Cómo os estáis preparando? ¿Asistirás a alguno de los actos?

Desde la Iglesia se está viviendo con muchísima alegría. ¡Es algo histórico! Se está preparando la liturgia con muchísimo cariño. De hecho, se ha formado un coro de unas 200 personas que reúne a religiosas, religiosos y seminaristas –la mayoría-. Entre ellos, hay dos compañeros míos. Yo no puedo formar parte de la organización, porque soy extranjero. Sin embargo asistiré a la Eucaristía.

Como la gente es pobre, y es muy costoso viajar a la capital, la Iglesia está haciendo muchísimo esfuerzo para que los fieles puedan asistir a los actos. El cardenal escribió a todas las parroquias, diócesis, congregaciones y obispos, pidiéndoles que se muevan y faciliten a los fieles que vayan a los actos. Todos hemos colaborado económicamente para poder apoyar los traslados. Los organizadores esperan unas 300.000 personas – hay que tener en cuenta que hay casi 700.000 católicos-. También los monjes budistas han ofrecido sus instalaciones para acoger a peregrinos.

Para acceder a la Misa, se hizo un documento para registrarse. La inscripción se ha hecho a través de las parroquias, siempre con la firma del párroco, quien da el visto bueno de cada peregrino. Nos han dado una tarjeta de identificación con un número. Además, se han hecho unas camisetas blancas y negras con el logotipo de la visita del Papa, y nos las vamos a poner todos en los encuentros con el Papa.

La figura del Papa es acogida en todo el mundo, aunque no se sea católico. Yo estoy segura de que tendrá mucha repercusión.

Algunos proyectos atendidos con las ayudas que OMP España a enviado a Myanmar:

23 de noviembre de 2017

Concurso de Cómic " Atrévete a ser misionero"

OMPRESS-MADRID (31-10-17) Las Obras Misionales Pontificias y el Secretariado de Infancia Misionera han puesto en marcha el Concurso de Cómic “Atrévete a ser misionero”. Un concurso dirigido a niños de 6 a 9 años (categoría A) y de 10 a 12 años (categoría B).

Se trata de reflejar a través de un cómic, el lema de Infancia Misionera de este año “Atrévete a ser misionero”, un trabajo que deben presentar, antes del 30 de noviembre a su delegación de Misiones correspondiente, en un formato A4, y con un mínimo de cuatro viñetas.

Una vez recibidos todos los cómics habrá una selección de finalistas y el 8 de enero se harán públicos los ganadores en la página web de las Obras Misionales Pontificias.

El premio para el ganador de cada categoría será un iPad y, además, podrá ver su cómic publicado en la revista GESTO.

Enviarnos vuestros cómics a la Delegación de Misiones, C/ Almendro, 4- 28901-Getafe-MADRID, donde el Obispado, desde ya al 30 de Noviembre.


Enviar una hoja con cuatro viñetas (teniendo en cuenta el lema) y se premiarán los cómics más originales, con diálogos, personajes, color, etc….. como vosotros queráis. Se escogerán dos ganadores por categoría.


Las bases oficiales del concurso se pueden consultar en https://www.omp.es/infancia-misionera-concurso-comics/

¡ANIMAROS AL CONCURSO DEL CÓMIC!   ¡OS ESPERAMOS!