• Guía compartir la misión


    Propuestas de experiencias misioneras de #VeranoMisión
  • Revista Supergesto


    Para adolescentes y jóvenes comprometidos con la misión y los misioneros
  • El Papa sobre los misioneros


    Los misioneros son "la gloria de nuestra iglesia"
  • Francisco


    Felicita la labor de animación misionera
  • Revista Misioneros


    Una revista que analiza la realidad de los países de misión
  • Revista Gesto


    Apuesta por unas vacaciones leyendo la revista de los peques misioneros

1 de agosto de 2016

Carta del Obispo de Getafe para el tiempo estival

"Muy queridos amigos y hermanos:

En el silencio y la paz del descanso veraniego podemos encontrarnos más fácilmente con la verdad de nuestra propia existencia, de lo que somos, de lo que sentimos y de lo que buscamos. Y, sobre todo, podemos encontrarnos con Dios y descubrir de nuevo en Él no sólo la fuerza para seguir luchando, sino también el descanso verdadero y la fuente última de la paz.

Os sugiero llevar en la maleta la Palabra de Dios, en particular el Evangelio, y utilizar estos días para vivir de una manera nueva las relaciones con Dios y con los demás.

Las vacaciones pueden ser un momento propicio para redescubrir la primacía de la vida interior. En realidad, sólo en el silencio el hombre logra escuchar en lo más íntimo de su ser la voz de Dios que verdaderamente le hace libre.

Es un tiempo para contemplar la creación, admirar su belleza y estremecerse ante esas maravillas que nos hacen presentir la grandeza del Creador. En la belleza de la creación el hombre puede ver un reflejo de la gloria divina y un impulso que le anime a tender con energía hacia la cumbre espiritual de la santidad.

La creación es un don magnífico que hay que observar con la atención con que la observaba Jesús, que sabía interpretar su lenguaje y sus significados. Es un don que hay que respetar, custodiar y proteger, y del que somos responsables ante Dios, ante los demás y ante la humanidad del futuro.

Aprovechemos también las vacaciones para descubrir con curiosidad inteligente y profunda los monumentos de la historia cristiana, sus catedrales, sus abadías, sus pequeñas ermitas y sus grandes obras culturales, que son el testimonio de una fe encarnada en la vida de los hombres y un auténtico patrimonio espiritual que nos une a nuestras raíces y nos hablan de la bondad y la sabiduría de Dios. La contemplación de estos lugares de sorprendente belleza invita a una oración por la humanidad para que, empujada por el espíritu del bien, se reconcilie con Dios, trabaje por la paz y se deje guiar por la luz interior de la ley divina que brilla en el interior más íntimo de la conciencia de cada ser humano.

Necesitamos pararnos y encontrar el sosiego y el silencio necesarios para recordar de nuevo las cosas más esenciales de la vida. Así, las vacaciones podrán tener para nosotros un contenido nuevo.

Con mi bendición y afecto".


                                                                                                           + Joaquín María. Obispo de Getafe
                                                                                                                        Getafe, julio de 2016

28 de julio de 2016

Seis jóvenes de la Diócesis de Getafe viajan a Cuba para ayudar a un misionero español

Jóvenes en Cuba
Un grupo de seis jóvenes de la Parroquia San Cristóbal, en Boadilla del Monte, viajó, acompañado del párroco, D. Julio Rodrigo, hasta Cuba, durante la primera quincena del mes de julio con el objetivo de ayudar a un misionero español en La Habana. 

Todos ellos fueron a colaborar con el párroco de la iglesia habanera Nuestra Señora del Carmen, D. José María Casado, antiguo compañero de colegio de D. Julio. 

Este sacerdote afincado en Cuba había pedido ayuda para realizar un campamento urbano con niños y jóvenes de su Parroquia. 

La experiencia para los jóvenes de la Diócesis de Getafe fue maravillosa. Allí pudieron compartir la vida con la comunidad cubana, realizar el campamento y colaborar en una residencia de ancianas regida por religiosas. 

Unos 70 chavales se inscribieron en el campamento. Alguno era la primera vez que pisaba una iglesia. Fue una preciosa oportunidad para dar un gran testimonio de Cristo a una comunidad que vive en medio de muchas dificultades.
Cuba

21 de julio de 2016

Los jóvenes de la JMJ, misioneros de la misericordia

Del 26 al 31 de julio tendrá lugar la Jornada Mundial de la Juventud 2016 en Cracovia, Polonia.


La #Krakov2016 comienza la semana que viene. Miles de jóvenes españoles ya están en camino para encontrarse con el Papa Francisco y lo están contando en redes sociales con #JMJCracovia2016


La Jornada Mundial de la Juventud 2016 lleva por lema: “Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán la misericordia” cientos de miles de jóvenes de todo el mundo, entre ellos más de 30.000 españoles, se reúnen en Cracovia en torno al Papa Francisco para ser "misioneros de la misericordia".

El Papa ha señalado muchas veces el estrecho vínculo que hay entre la misericordia y la misión del cristiano y de la Iglesia. En el Mensaje de Francisco para la preparación de esta nueva edición de la JMJ en su conclusión dirige a los jóvenes este deseo: “Lleven la llama del amor misericordioso de Cristo –del que habló San Juan Pablo II– a los ambientes de su vida cotidiana y hasta los confines de la tierra. En esta misión, yo les acompaño con mis mejores deseos y mi oración”. En este contexto del jubileo, el mensaje del papa Francisco para la próxima Jornada mundial de las misiones sigue profundizando en la relación entre la misión de la Iglesia y la misericordia; de hecho, el mensaje lleva como título “Iglesia misionera, testigo de misericordia”.

A la JMJ acudirán muchos jóvenes deseosos del encuentro con Cristo y con los demás jóvenes; a todos ellos les une las ganas de hacer realidad la misericordia de Dios en sus vidas y en sus ambientes para hacer un mundo más humano. También otros muchos jóvenes han salido de sus ocupaciones cotidianas para dedicar sus vacaciones a conocer mejor y ayudar a los misioneros y misioneras en una experiencia misionera de #VeranoMisión. La Iglesia tiene puesta su confianza en todos estos jóvenes cristianos que con ilusión y alegría se comprometen a vivir el evangelio de Jesús y, en particular, la bienaventuranza de la misericordia: “Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán la misericordia” (Mateo 5,7). Ellos son la esperanza para un mundo desgarrado por los enfrentamientos y la violencia, la falta de justicia y de comprensión, la insolidaridad y el odio. Estas heridas sólo las puede curar el bálsamo de la misericordia, según el deseo del papa Francisco: “¡Cómo deseo que los años por venir estén impregnados de misericordia para poder ir al encuentro de cada persona llevando la bondad y la ternura de Dios! A todos, creyentes y lejanos, pueda llegar el bálsamo de la misericordia como signo del Reino de Dios que está ya presente en medio de nosotros” (Misericordiae vultus, 5).

Nos unimos a todos estos jóvenes con la oración oficial de la JMJ:
“Dios, Padre misericordioso,
que has revelado tu amor en tu Hijo Jesucristo,
y lo has derramado sobre nosotros en el Espíritu Santo, Consolador,
te encomendamos hoy el destino del mundo y de todo hombre”.
Te encomendamos en modo particular
los jóvenes de toda lengua, pueblo y nación.
Guíales y protégeles en los complejos caminos de hoy
y dales la gracia de poder cosechar abundantes frutos
de la experiencia de la Jornada Mundial de la Juventud en Cracovia.
Padre celestial,
haznos testigos de tu misericordia.
Enséñanos a llevar la fe a los que dudan,
la esperanza a los desanimados,
el amor a los indiferentes,
el perdón a quien ha obrado el mal y la alegría a los infelices.
Haz que la chispa del amor misericordioso,
que has encendido dentro de nosotros
se convierta en un fuego que transforma los corazones
y renueva la faz de la tierra.
María, Madre de Misericordia, ruega por nosotros.
San Juan Pablo II, ruega por nosotros.
Santa Sor Faustina, ruega por nosotros.

20 de julio de 2016

Encuentro, llamada y misión: tres palabras para los peregrinos a la JMJ de Cracovia de D. Joaquín

El obispo de Getafe, D. Joaquín Mª López de Andújar, celebró el pasado lunes 18 de julio, en el Cerro de los Ángeles, la Eucaristía de envío con los más de 700 jóvenes que peregrinarán próximamente a la Jornada Mundial de la Juventud en Cracovia.

misaenvioweb
De este encuentro surgirá una llamada. “Llamada a vivir la fe, y a descubrir la vocación. Necesitamos jóvenes que respondan a la invitación que les hace el Señor de ser sacerdotes; necesitamos jóvenes generosos que abracen la vida consagrada. Necesitamos jóvenes que vivan la belleza del matrimonio cristiano”.
Por último, López de Andújar les recordó que esta Jornada Mundial, junto con el encuentro y la llamada, implica también una misión: la de contar a todos la buena noticia de Jesucristo.
Provenientes de parroquias, movimientos, grupos y asociaciones de la Diócesis, los jóvenes partirán en distintos itinerarios rumbo a Polonia en los próximos días. El grupo más numeroso, unos seiscientos peregrinos, guiados por la Delegación de Juventud, iniciará el miércoles 20 su andadura, que les llevará a Barcelona, Turín, Munich, Salzburgo, Czestochowa y Cracovia. De regreso visitarán el campo de concentración de Auschwitz, Wadowice -la ciudad natal de san Juan Pablo II-, Praga, Friburgo y Montserrat, para llegar de nuevo a sus comunidades de origen.                                                                                                                            

19 de julio de 2016

Intención Misionera del Papa

"Que la Iglesia de América Latina y el Caribe, a través de la misión continental, anuncie con ímpetu y entusiasmo renovado el Evangelio". Es la intención misionera que propone el Papa Francisco para este mes de julio.




En la misa de canonización del beato Junípero Serra, en Washington, el Papa Francisco en su homilía recordaba a este ejemplo de misionero, lleno de ese ímpetu y entusiasmo por el Evangelio:

“Hoy estamos aquí, podemos estar aquí, porque hubo muchos que se animaron a responder esta llamada, muchos que creyeron que «la vida se acrecienta dándola y se debilita en el aislamiento y la comodidad» (Documento de Aparecida, 360). Somos hijos de la audacia misionera de tantos que prefirieron no encerrarse «en las estructuras que nos dan una falsa contención… en las costumbres donde nos sentimos tranquilos, mientras afuera hay una multitud hambrienta» (Evangelii gaudium, 49). Somos deudores de una tradición, de una cadena de testigos que han hecho posible que la Buena Nueva del Evangelio siga siendo generación tras generación Nueva y Buena.

Y hoy recordamos a uno de esos testigos que supo testimoniar en estas tierras la alegría del Evangelio, Fray Junípero Serra. Supo vivir lo que es «la Iglesia en salida», esta Iglesia que sabe salir e ir por los caminos, para compartir la ternura reconciliadora de Dios. Supo dejar su tierra, sus costumbres, se animó a abrir caminos, supo salir al encuentro de tantos aprendiendo a respetar sus costumbres y peculiaridades. Aprendió a gestar y a acompañar la vida de Dios en los rostros de los que iba encontrando haciéndolos sus hermanos. Junípero buscó defender la dignidad de la comunidad nativa, protegiéndola de cuantos la habían abusado. Abusos que hoy nos siguen provocando desagrado, especialmente por el dolor que causan en la vida de tantos.

Tuvo un lema que inspiró sus pasos y plasmó su vida: supo decir, pero sobre todo supo vivir diciendo: «siempre adelante». Esta fue la forma que Junípero encontró para vivir la alegría del Evangelio, para que no se le anestesiara el corazón. Fue siempre adelante, porque el Señor espera; siempre adelante, porque el hermano espera; siempre adelante, por todo lo que aún le quedaba por vivir; fue siempre adelante. Que, como él ayer, hoy nosotros podamos decir: «siempre adelante»”.


OMPress Julio 2016